Un programa nuevo del estado de WA brinda acceso a unidades de aire acondicionado a los inquilinos de bajos ingresos

Más de 1,000 habitantes del estado de Washington han recibido unidades de aire acondicionado esenciales a medida que la región se calienta.

A woman moves a large box on a dolly

En esta foto de archivo del 25 de junio de 2021, Sarah O'Sell lleva a su departamento cercano en Seattle su nueva unidad de aire acondicionado port en un carrito de carga. (Foto de AP/Manuel Valdes)

Si el condado de King quiere en realidad estar preparado para el calor extremo, debe entonces responder con un mejor sistema de enfriamiento y que no sirva solo para los propietarios adinerados.

Los expertos en adaptación climática dicen que la nueva infraestructura, incluyendo las bombas de calor y el aire acondicionado, deben instalarse mucho antes de que se necesiten.


To read this story in English, click here.


Seattle es una de las áreas metropolitanas que tiene la menor cantidad de unidades de aire acondicionado en el país, siendo que solo el 44% de los hogares cuentan con aire acondicionado. Si bien existen preocupaciones sobre los impactos a largo plazo del aire acondicionado en el cambio climático, más personas que en años anteriores están instalando aire acondicionado en sus hogares y otras formas de enfriamiento más ecológicas, como las bombas de calor, también están ganando popularidad. Tan solo en Seattle en lo que va del 2022 el condado de King ha recibido más de 4600 solicitudes de permisos mecánicos residenciales que incluyen el término "bomba de calor".

Las empresas y otros municipios están trabajando para ayudar a que los propietarios de viviendas de bajos ingresos tengan acceso a esta tecnología a través de programas de reembolso. El programa Efficiency Boost de Puget Sound Energy ha ayudado a que nueve hogares de bajos ingresos compren bombas de calor en el condado de King, mientras que la ciudad de Seattle ayudó a que 923 hogares cambiaran sus calefactores de aceite por bombas de calor, incluyendo a 65 hogares de bajos ingresos.

Pero tanto las bombas de calor como el aire acondicionado siguen estando fuera del alcance de muchos. Incluso comprar e instalar las bombas de calor más económicas puede costar a los propietarios miles de dólares, y los inquilinos de bajos ingresos rara vez tienen los medios o el permiso para instalar unidades de aire acondicionado en sus hogares. Desde el 2021, la mayoría de los habitantes de Seattle (366 000 personas) eran inquilinos, lo que ha llevado a que Puget Sound Energy explore maneras de pedirle a los arrendadores que elijan sistemas de calefacción y refrigeración que consuman menos energía.

“A medida que continuamos evolucionando y analizando este trabajo, estamos tratando de encontrar las mejores vías para comunicarnos con una mayor cantidad de arrendadores para incentivarles y alentarles a que participen en estos programas que tenemos disponibles", dijo Gilbert Archuleta de Puget Sound Energy.

El estado está usando normas para impulsar a los constructores.

107 grados Fahrenheit

En esta foto de archivo del 28 de junio de 2021, una pantalla de una sucursal del banco Olympia Federal Savings muestra una temperatura de 107 grados Fahrenheit a tempranas horas de la noche en Olympia, Washington. (Foto de AP/Ted S. Warren)

En esta foto de archivo del 28 de junio de 2021, una pantalla de una sucursal del banco Olympia Federal Savings muestra una temperatura de 107 grados Fahrenheit a tempranas horas de la noche en Olympia, Washington. (Foto de AP/Ted S. Warren)

El Consejo del Código de Construcción del Estado de Washington (Washington State Building Code Council) recientemente exigió bombas de calor en la mayoría de los edificios grandes nuevos, lo que ayudará a los inquilinos que vivan en ellos. But many people in existing homes still lack access to cooling systems

La creación del Programa de asistencia de energía para hogares de bajos ingresos es una forma en la que el estado está tratando de mejorar el acceso al apoyo a sistemas de enfriamiento. Históricamente, el programa ayudaba con subsidios para calefacción y reemplazos del sistema de calefacción a los propietarios de viviendas que se encontraban en o por debajo del 150% de la línea de pobreza federal, pero a partir de octubre de 2021 ha estado ofreciendo subsidios para unidades móviles de aire acondicionado con la capacidad de enfriar espacios de 300 pies cuadrados.

Desde que se hizo un esfuerzo de comunicación para aumentar la conciencia sobre el programa con el Departamento de Servicios Sociales y Humanos hace unos tres meses, el gerente del programa, Brian Sarensen, dice que el programa ha recibido entre 50 y 100 llamadas telefónicas diarias de personas en todo el estado preguntando cómo solicitar asistencia para sistemas de enfriamiento.

En lo que va de 2022, el programa de asistencia de energía ha proporcionado 1,324 unidades de aire acondicionado a los habitantes de Washington y la mayoría fueron para los hogares del condado de King.

Byrd Barr Place, una de las tres organizaciones que coordinan el programa de aire acondicionado para personas de bajos ingresos en el condado de King, se ha comunicado con unas 4000 personas que cree que cumplen con los requisitos para solicitar unidades de aire acondicionado. Ha aprobado 279 solicitudes hasta el momento y tiene empleados trabajando en una lista de 621 solicitudes.

“Se ha visto mucho interés y las personas a las que servimos están al o por debajo del 150% de la línea de pobreza federal, así que estas son personas que de otro modo no podrían pagar por un aire acondicionado”, dice Meredith Sibley de Byrd Barr. “Estamos ofreciendo el servicio a muchas personas mayores que viven con ingresos fijos y este programa sin duda ha aumentado su acceso a un lugar cómodo y refrescante”.

Sibley dice que, a mediados de julio, Byrd Barr había entregado 188 unidades y que se ordenaron otras 91 unidades o aún están en camino a los hogares.

Una gran cantidad de beneficiarios son inquilinos y el subsidio se diseñó pensando en ellos, dice Sarensen. Incluso si necesitan mudarse, se pueden llevar las unidades de aire acondicionado con ellos, ya que los arrendadores no están obligados a proporcionar aire acondicionado. Sin embargo, el programa de asistencia de energía pide que los arrendadores den su autorización para que los inquilinos participen en el programa si el inquilino vive en un rascacielos. “Existe la preocupación de abrumar el suministro de energía del edificio”, dijo Sibley.

El aire acondicionado no es una solución perfecta y muchas personas con acceso a aire acondicionado aún sufren enfermedades por el calor. Algunas personas evitan usar su aire acondicionado debido al costo de la energía para hacer funcionar las unidades y el aire acondicionado residencial no es todopoderoso.

“Incluso los sitios web de aire acondicionado dicen, mire, su aire acondicionado a escala residencial solo puede refrescarle unos 20 grados Fahrenheit. Si está en medio de una ola de calor de 115 grados, necesita complementar con otras estrategias de enfriamiento,” dice la Dra. Alexandra Rempel, experta en opciones de enfriamiento de la Universidad de Oregón.

Con ese fin, el programa de asistencia de energía también ofrece una ayuda por dificultades económicas de $500 para ayudar a los beneficiarios a pagar la electricidad necesaria para alimentar sus unidades de aire acondicionado. “No tenía sentido para mí, como gerente del programa, no brindar asistencia adicional, si es que era necesario, para pagar las facturas de la electricidad”, dijo Sarensen.

En este punto, entre el 7% y el 10% del gasto del subsidio de la agencia se destina a los sistemas de enfriamiento, dice Sarensen. La demanda de asistencia para el pago de la energía ha sido tan alta en el condado de King que el Departamento de Comercio del estado está trabajando para obtener más fondos para el Centro de servicios múltiples (Multi-Service Center) — uno de los tres centros de servicio que facilitan el programa de enfriamiento en el condado de King, para expandir su servicio.

“Ya gastamos todos nuestros fondos actuales de LIHEAP, para el programa de este año, en brindar asistencia de energía (pagos directos de las facturas de energía) y en este momento estamos esperando los fondos adicionales de LIHEAP... para que podamos comenzar a distribuir unidades de aire acondicionado”, dice Oksana Savolyuk del Multi-Service Center, quien dirige su programa de energía.

“Hemos visto definitivamente interés y estamos listos para comprar y distribuir unidades tan pronto como recibamos la financiación de Commerce”, dijo Savolyuk. Agregó que el Multi-Service Center planea ofrecer unidades de aire acondicionado a todos los hogares que soliciten asistencia de energía en el momento de su entrevista el próximo año.

Continúa siendo un desafío obtener unidades de aire acondicionado para las personas, a pesar de la financiación del gobierno.

Sibley, de Byrd Barr Place, dice que el nuevo programa obligó que se crearan nuevas relaciones con los proveedores y se estableciera una línea de crédito para comprar unidades de aire acondicionado. “El formato del subsidio LIHEAP es de reembolso, lo que significa que BBP tiene que pagar el dinero por adelantado para el programa y facturar al estado para que lo pague”, dice Sibley. Otro obstáculo significativo es la capacidad del personal. Se necesita mucho tiempo combinado del personal para comprar unidades y para educar a los clientes sobre el nuevo programa, dice Sibley.

“No sé si lo que implementamos será suficiente, si fue demasiado, si fue correcto, o no lo suficiente, porque no tenemos los datos para una temporada completa”, dice Sarensen.

Pero es posible que ya se estén produciendo grandes cambios para beneficiar a las personas que alquilan o que tienen una capacidad limitada para instalar sistemas de aire acondicionado. El 19 de julio, el gobierno del presidente Biden publicó un memorándum con información sobre la guía de 2022 relacionada con los fondos LIHEAP y el estrés por calor que incluye "establecer centros de enfriamiento". Sarensen dijo que el Departamento de Comercio del estado está evaluando cómo podría usar estos fondos para establecer centros de enfriamiento y si estarían interesadas en participar las agencias de acción comunitaria (los grupos locales que facilitan los fondos LIHEAP, como Multi-Service Center y Byrd Barr Place).

Please support independent local news for all.

We rely on donations from readers like you to sustain Crosscut's in-depth reporting on issues critical to the PNW.

Donate

About the Authors & Contributors